3 consejos para jugar al poker

3 Consejos Poker

“Foldead” cuando sea necesario

A la hora de jugar al poker muchos principiantes tienen la idea de que independientemente de las cartas que les hayan podido tocar en mano la situación puede mejorar fácilmente a la hora de presentar el flop, y por ello es muy frecuente que se llegue hasta las cartas públicas presentando apuestas por el medio. ¿Qué posibilidades hay de sacar una mano consistente con un 3 y un 6 iniciales?¿Pretendemos que en el flop salga 4, 5 y 6, y además del mismo palo? A veces pasa, pero tened en cuenta que las probabilidades son muy bajas. Hay otra mítica con este asunto, y es cuando al inicio sale una mano con pareja baja; la idea de muchos es que con que en el flop salga esa misma carta ya se tendría un trío rompedor. Bueno, puede pasar, pero las probabilidades de ésto también serán escasas; es más, hay muchas más posibilidades de palmar la apuesta que de ganarla. No conviene.

¿Cuando hay que ver el flop? Cuando la mano inicial sea lo suficientemente consistente o estéis con ciega grande y nadie haga una apuesta. Si se trata de apostar no vayáis si tenéis algo peor que una pareja inferior a 8, cartas consecutivas inferiores a ese valor o As y Rey/Reina. Es decir, no vayáis siempre como desposeídos.

Siendo agresivo hay más posibilidades de ganar

¿Nunca os habéis fijado que en las salas de poker online cuanto más elevada sea la ciega el juego tiende a ser más agresivo? Es algo que también sucede en los torneos de cierto nivel. Y no es que estos niveles estén llenos de “faroleros”, sino que hay una razón detrás de esa actitud. Resulta que los jugadores que marcan el juego con sus apuestas tienes dos opciones para ganar: teniendo la mejor mano u obligando a los demás a que se retiren. Puede sonar a broma, pero es que cuando el bote ya tiene cierto nivel y se comienza a mostrar agresividad hay muchos jugadores a los que les tiembla la mano y se retiran. Nada de ver las ciegas, sino que hay que subirlas; nada de pasar en el flop, hay que apostar.

Obviamente hay que tener una mano buena para hacer ésto, pues de otra manera se corren muchos riesgos. Y aquí es donde entra en juego la famosa “cara de poker”.

Apuestas excesivas

Si estáis jugando un torneo y llegáis a las fases finales no debéis realizar apuestas muy elevadas si no estáis dispuestos a arriesgar todo. Me explico. En las fases finales por regla general hay jugadores experimentados, por lo que si ven que un jugador apuesta en el preflop el 40% de su stack se darán cuenta que está cayendo probablemente en el problema del primer consejo, en que se tienen pocas posibilidades de acabar triunfando sin saber aún las cartas públicas (Una pareja de ases en el preflop pueden convertirse en nada). De ahí que se adelante y puedan iguar la apuesta, superarla o incluso marcarse un All-In, por lo que al final habrá que jugárselo todo con una mano muy débil. Y si el stack del oponente es muy superior le costará menos esfuerzo hacer este procedimiento.

Comparte con otros usuarios!

    Jesús

    Me llamo Jesús y voy a encontrar las mejores salas de poker para que disfrutes al máximo de tu experiencia en las páginas de poquer